10 abr. 2010

¿Qué pasó con los Megamixes?

Recientemente escuché en la radio la noticia del “regreso” de Toni Peret al panorama de los discos. Para muchos ese nombre no significará nada, al igual que otros como Quique Tejada, Jose María Castell, etc... Algo justificable para las nuevas y (emo-poperas) generaciones; pero para los que ya tenemos un cuarto de siglo en nuestro haber este nombre debería traerle a la mente trabajos como Máquina Total, La máquina del tiempo, Lo + duro, Currupipi Mix...entre otros (podéis ver la discografía completa en este enlace.


Pasadas generaciones (entre las que me incluyo, siendo del 81) teníamos que comprar, regalar, disfrutar o sufrir estos recopilatorios donde encontrábamos temas chunda chunda; temas light y versiones chunda chunda de temas light ( Nirvana de El Bosco a ritmo de techno es realmente peculiar).
Además, estos multi CD (o multi cassette) nos obsequiaban con una sesión un tanto especial: en apenas 5,6 ó 10 minutos nos metían entre oreja y oreja casi el 100% de la totalidad del recopilatorio (existía también una versión mini par la radio, a modo de promoción).
De aquella no había ni MP3, ni emules, ni torrents, ni megauploads ni gaitas.
Si tenías pelas te pillabas el doble Cd (era lo más). Si tenías menos pelas te pillabas el doble cassette (que no solía incluir todo el contenido original del recopilatorio, así que debías rezar para que no te tocara lo más truño). Pero si no tenías pelas, pero sí un equipo de música con Cd o doble pletina, tu opción eran las cintas vírgenes y tu propio criterio para hacer recopilatorios (o grabarlo directamente de la radio; recordemos que los reproductores de Cd eran relativamente nuevos).
Así, de esta guisa, encontrabas en tu tienda o centro comercial el recopilatorio (o los recopilatorios) del momento; que además solían llevar el nombre de algo que estuviera en auge o de moda en aquella época. Recuerdo estar viendo un capítulo de la genial Expediente X, largo tiempo ha, y, de repente, se ve la habitación de un psiquiátrico. En el interior un camilla y una chica en plan exorcista, que, de pronto: ¡¡empieza a bailar a ritmo chunda chunda!!. Por un momento pensé que era una ida de melón de los guionistas...pero qué va...era un anuncio si previo corte publicitario.
Vaya risas. (lo cierto es que no recuerdo el nombre de aquel Cd, pero debía ser algo así como Poseída Mix, Exo
rcista Mix...)
El caso (evitaré que se me vuelva a ir la olla....pero no prometo nada), es que entre tanto recopilatorio no podían faltar los ahora llamados “fakes”, o vulgarmente conocidas copias malas y cutres, de canciones de éxito. Del mismo modo que en mercadillos encontramos calcetines Hike y zapatillas Abidas; en el mundo de la música encontramos Moronas cantando Rhythm of the night.
Fuente inagotable de estas “joyas” eran las estanterías giratorias de las gasolineras. A lado del otro estante de películas porno baratas (y de dudoso origen) encontrábamos infinidad de combinaciones de las palabras: total, playa, calor, mix...( Rumba total mix, Total mix caliente; Ay qué calor mix, Total calor mix playa, Mix Buckannan...).
Sin embargo, y para desgracia de la humanidad, estos recopilatorios “fake” siguen proliferando como champiñones, cada vez con temas más insufribles. Pero, ¿qué ha sido de aquellos Locos por el Mix, Bombazo Mix, Máquina Total, etc.?.
Han caído en el olvido.
Ahora los recopilatorios son...demasiado pros. Archiconocidas marcas de prestigio ceden sus nombres para traernos, año tras año (y con una originalidad “increíble” en sus nombres), las mejores compilaciones de los mejores temas que la mejor gente pincha en los mejores locales de las mejores ciudades para los mejores clientes. Mejor que mejor; porque la
inmensa mayoría de esos temazos no los he escuchado nunca en los lugares que frecuento.
Como decía, las sesiones son mucho más profesionales: búsquedas de mezclas perfectas, sonidos bailables, nuevas tendencias (algunas horribles en mi opinión) y creación de nuevos zombies cuyos corazones palpitan según los bpms de las mesas de mezclas.
Lejos quedan aquellas mezclas en las que las voces de un falso Jesulín; un supuesto Rambo o Terminator anunciaban el título del recopilatorio de turno, en una mezcla llena de efectos de sonidos chorras, melodías acompasadas con humor y diversión.
Y todo esto rollo infumable a qué viene. Pues viene porque el señor con el que empezaba este post, Toni Peret, ha sacado recientemente un nuevo recopilatorio, un Max Mix: una mezcla de mezclas (no es de mis favoritas, pero sí interesante). Si bien es cierto que este tipo de producciones suceden cada año, no sé porque, pero este en concreto, ha despertado mi lado más nostálgico. Un lado en el que tener el Boom u otro Mega Cd suponía ser el alma mater de la fiesta. Ahora megaupload, emule o cualquier otro sistema de compartición de archivos on line hace que tener un recopilatorio no sea nada del otro mundo (es más, a día de hoy compensa más buscar una sola canción, ya que es habitual que de las 60 que traiga, sea esa la única que merece la pena).


En cualquier caso, esa afición por los megamixes caló hondo dentro de mí, y durante años recorrí tiendas de segunda mano, rastrillos y demás para encontrar la banda sonora de mi pubertad y adolescencia: Paco Pil, Chimo Bayo, Sash!, Corona, Double Vision.... Muchos pensaréis que con semejante tralla tendré sólo dos neuronas supervivientes dentro de un cerebro derretido.
Nada más lejos de la realidad. Soy una persona coherente y normal. Mucho más normal que una sociedad y generación actual que, con infinidad de grupos que cantan lo mismo, con las mismas letras, el mismo tono y la misma ropa (y lo dice alguien que estucha techno dance...es decir, pum pum pum pum pum), ha perdido el norte y parece que se ha vuelto gilipollas.
Mientras escribo estas líneas escucho un Cd, EL monstruo del verano, que no es que sea un clásico, pero tiene sus años. Un pequeño atisbo de un pasado donde la pachanga era pachanga y se podía bailar. Donde el dance era música disco y también se podía bailar. Un pasado donde, independientemente de tu orientación musical, los recopilatorios variados tenían cabida.
No quería terminar sin mencionar un tesoro que he encontrado, navegando y husmeando en la red.
Un Dj de Madrid, ha conseguido una colección brutal de recopilatorios de música. Desde auténticas joyas extintas en la década de los noventa, hasta compilaciones recientes, pasando por rarezas exclusivas.
Todo un tributo a una cultura; una forma de entender la música y de vivir la vida (suena demasiado fantasma, pero ser Dj es algo más que ser pinchadiscos, cosa que es la mayoría de la gente de los locales de “marcha”).
Aquí os dejo la dirección:


90sdance.blogspot.com


Lo dicho un tesoro
Espero que no os haya rallado mucho. Sólo diré, a modo de adiós, algunas frases que, en algún momento de su vida, todo el mundo a cantado, tarareado, hecho chistes o lo que queráis: “maldición, ya es domingo y esto cierra/ todo el mundo a la nave nos volvemos a la Tierra/ 4 días nos separan hasta la próxima fiesta/ son del lunes hasta el jueves los días que más apestan/ Volveremos por la fiesta, te lo juro /lo prometo por los surcos de los plásticos más duros./ Más potencia, pide pista, que despego/ ponte en orbita en las fiestas fiestas fiestas fiestas locas como esta.
No, no son poemas de Bécquer, pero tenía su áquel.
Adelante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre de comentar lo que quieras, siempre y cuando respetes la opinión de tod@s y cada un@ de l@s usuarios de este blog. Así mismo, los moderadores y administradores tienen libre derecho de censurar aquellas opiniones y comentarios que incumplan alguno de los puntos y normas.
Gracias por colaborar ;p